• Magia memética contra el NOM-Agenda2030

    Meme Omegangelista

    DIFUNDIDLO HERMANOS. ES LA VOLUNTAD DE DIOS.

    Guiados seamos por Jesucristo,
    Uriel

  • Omegangelion – COMPLETA

    Omegangelion, el Mensaje del Fin de los Tiempos, es una novela filosófica de fantasía oscura. No escribo para ganar fama o dinero, sino para transmitir un Mensaje de Dios a todos los Hijos de Adán. Doy mi bendición para que este libro sea distribuido libremente a condición de que sea sin ánimo de lucro e indicando origen (Licencia Creative Commons).

    SEGUIR LEYENDO
  • Indice del Blog

    NOVELA:

    Omegangelion

    ARTICULOS:

    Patriarcado Matriarcal – NUEVO

    Camino Espiritual

    Magia Memética contra el NOM-Agenda2030

    Autoridad Espiritual y Poder Temporal

    Destapando la Reencarnación

    Psicología del Izquierdismo Moderno

    Cristiandad Oriental y Cristiandad Occidental

    Contra la Estatolatría

    Contra la Familiolatría

    ¿Es el Suicidio un Pecado?

    La Edad de Acuario, ¿un Mundo Feliz?

    Plandemia, ¿tomarás la Marca de la Bestia?

    Sepher Yetzirah

    ¿Por qué no funciona el Comunismo?

    A los Lectores de Mil Razones para Creer

    POLÍTICA DE COMENTARIOS: Los comentarios están moderados, por lo que debo aprobarlos para que aparezcan. Como libertariano, creo en la libertad de expresión, pero también en la autodefensa. Por tanto, la crítica y el debate son bienvenidos, pero los ad hominem/trolleos no serán publicados.

    CONTACTO: Para hablar conmigo en privado escribe a:

    BLOGROLL:

    The River of Fire

    Hombres, Género y Debate Crítico

    Antiwar

    Coronavirus Legal

    Wayback Machine

    Capitalismo Crepuscular

    7Soliblicuo7

    7Soliblicuo7 II

    8Sendivogius8

    Oso Solitario

    1000 Razones para Creer

    Coleccionista de Letras

    Clasicismo Contemporáneo

  • Omegangelion – Indice

    Portada

    Omegangelion COMPLETA – NUEVO

    Prefacio
    Prólogo – Mapa de Ykumini
    Libro Primero
    Capítulo I – Caída en Desgracia
    Capítulo II – Cautividad
    Capítulo III – Éxodo
    Capítulo IV – Socios
    Capítulo V – Renacimiento
    Libro Segundo
    Capítulo I – El Precio de la Hombría
    Capítulo II – Confianza y Amistad
    Capítulo III – La Torre de Vavel
    Capítulo IV – Unión Mística
    Capítulo V – Realidad y Percepción
    Capítulo VI – Quién vive por la Espada…
    Capítulo VII – La Máscara de Niebla
    Capítulo VIII – Ultraje
    Capítulo IX – El Árbol de la Libertad
    Capítulo X – Sacrificio
    Capítulo XI – Canto de Cisne
    Capítulo Final – El Fantasma Viviente
    Apéndice: Ilustraciones de Personajes

  • Patriarcado Matriarcal

    Entre mis conocidas hay una católica tradicionalista y antifeminista, una «dama» apologista de la época en la que «los hombres eran hombres y las mujeres mujeres». Hace años tuve una conversación con esta persona que se me quedó grabada en la memoria, pues resulta extremadamente reveladora sobre la verdadera naturaleza del supuesto «patriarcado» y sobre lo que las «mujeres de antes» piensan de los hombres:

    SEGUIR LEYENDO
  • Camino Espiritual

    Los niños pequeños son psíquicos naturales. Su percepción es onírica, pues la consciencia del infante está inmersa en la Creación. Alrededor de los 7 años se inicia el despertar del Conocimiento del Bien y del Mal que culmina con la pubertad, cuando la vida deja de ser un sueño para convertirse en un valle de lágrimas. Este proceso suele ir acompañado de una atrofia del psiquismo, atrofia reforzada por el lavado de cerebro cientifista al que el Estado nos somete entre los 6 y los 16 años, cuando somos encarcelados en colegios e institutos por el sistema «educativo» (sic). La actual epidemia de ateísmo es la consecuencia lógica de este acto de tiranía estatal.

    SEGUIR LEYENDO
  • Autoridad Espiritual y Poder Temporal

    En 1929, René Guenon publicó Autoridad Espiritual y Poder Temporal. Ese mismo año, Julius Evola le respondió con otro artículo con el mismo título. Finalmente, en 1942, Ananda Coomaraswamy publicó un ensayo sobre la misma cuestión, titulado Poder Espiritual y Autoridad Temporal en la Teoría India del Gobierno. Estos tres metafísicos, principales adalides de la trifuncionalidad, llegan a conclusiones muy diferentes. Veámoslas:

    SEGUIR LEYENDO
  • Destapando la Reencarnación

    El reencarnacionismo aka teodicia del karma es extremadamente popular en el Occidente apóstata actual, incluso entre quienes, en general, carecen de todo interés por lo espiritual. Esto es un síntoma de una colonización esotérica por parte de la India, la cual se estaría vengando así de la colonización exotérica que sufrió a manos de los británicos. Siempre he intuído que algo muy siniestro se esconde tras el reencarnacionismo, pero ahora poseo la erudición necesaria para refutar esta pérfida doctrina pagana que ha infectado a Occidente:

    SEGUIR LEYENDO
  • Psicología del Izquierdismo Moderno

    Este texto es un fragmento del Manifiesto Unabomber de Theodore Kaczynsky. Es un excelente análisis y crítica de la motivación, funcionamiento y resultados del progresismo.


    6 – Casi todo el mundo estará de acuerdo en que vivimos en una sociedad profundamente molesta. Una de las manifestaciones más extendidas de la locura de nuestro mundo es el izquierdismo, así que una discusión sobre la psicología del izquierdismo nos puede servir de introducción al debate de los problemas de la sociedad moderna en general.
    7 – Pero, ¿qué es el izquierdismo? Durante la primera mitad del siglo XX pudo ser prácticamente identificado con el socialismo. Hoy el movimiento está fragmentado y no está claro a quién se le puede llamar propiamente izquierdista. Cuando en este artículo hablamos de izquierdistas pensamos principalmente en socialistas, colectivistas, «políticamente correctos», feministas, activistas por los homosexuales y los discapacitados, activistas por los derechos de los animales. Pero no todos los que están asociados en uno de estos movimientos es un izquierdista. A lo que intentamos llegar es que no es tanto un movimiento o una ideología como un tipo psicológico, o, mejor dicho, una colección de tipos relacionados. Así, lo que queremos decir con «izquierdista» aparecerá con más claridad en el curso de la discusión de la psicología izquierdista. (También, ver párrafos 227-230).
    8 – Incluso así, nuestra concepción quedará menos clara de lo que desearíamos, pero no parece haber ningún remedio para esto. Todo lo que intentamos hacer es indicar de una manera tosca y aproximada las dos tendencias psicológicas que creemos son las principales fuerzas conductoras del izquierdismo moderno. Con esto no pretendemos estar diciendo TODA la verdad. Además, nuestra discusión sólo se ciñe al izquierdismo moderno. Dejamos abierta la pregunta de con qué extensión puede ser aplicada al izquierdismo del siglo XIX y principios del XX.
    9 – Las dos tendencias psicológicas que sirven de base al izquierdismo moderno las llamamos «sentimientos de inferioridad» y «sobresocialización». Los sentimientos de inferioridad son característi-cos de todo izquierdismo, mientras que la sobresocialización es sólo característica de un determinado segmento del izquierdismo moderno, pero este segmento es altamente influyente.

    SENTIMIENTOS DE INFERIORIDAD

    10 – Por «sentimientos de inferioridad» no sólo nos referimos a los sentimientos de inferioridad en el sentido estricto, sino a todo el espectro de rasgos relacionados: baja autoestima, sentimientos de impotencia, tendencias depresivas, derrotismo, culpa, autoaborrecimiento, etc. Argumentamos que algunos izquierdistas modernos tienden a tales sentimientos (más o menos reprimidos) y que éstos son decisivos en determinar la dirección del izquierdismo moderno..
    11 – Cuando alguien interpreta como despectivo casi todo lo que se dice de él (o acerca de grupos con quienes se identifica), concluimos que tiene sentimientos de inferioridad o baja autoestima. Esta tendencia está pronunciada entre los defensores de los derechos de las minorías, tanto si pertenecen como si no a la minoría cuyos derechos defienden. Son hipersensibles sobre las palabras usadas para designar a éstas. Los términos «negro», «oriental», «discapacitado», «pollito» para un africano, un asiático, una persona imposibilitada o una mujer originariamente no tenían una connotación despectiva. «Broad» y «pollito» eran simplemente los equivalentes femeninos para «tío», «caballerete» o «mozo». Las connotaciones negativas han sido agregadas a estos términos por los propios activistas. Algunos defensores de los derechos de los animales han ido tan lejos como para rechazar la palabra «mascota» e insistir en su reemplazamiento por «animal de compañía». Antropólogos izquierdistas llegan demasiado lejos al no querer decir nada acerca de personas primitivas que pueda ser interpretado como negativo: quieren reemplazar la palabra «primitivo» por «iletrado». Parecen casi paranoicos sobre cualquier cosa que les sugiera que alguna cultura primitiva es inferior a la nuestra. (No queremos decir que las culturas primitivas SON inferiores a la nuestra. Solamente apuntamos la hipersensibilidad de estos antropólogos).
    12 – Aquellos que son más delicados sobre la terminología «políticamente correcta» no son los negros medios habitantes del gueto, inmigrantes asiáticos, mujeres maltratadas o personas imposibilitadas, sino una minoría de activistas, muchos de los cuales no pertenecen a ningún grupo «oprimido», sino que provienen de estratos sociales privilegiados. La corrección política tiene su mayor arraigo entre los profesores de universidad, los cuales tienen empleo seguro con salarios confortables y, la mayoría de ellos, son varones blancos heterosexuales de familias de clase media.
    13 – Muchos izquierdistas tienen una intensa identificación con los problemas de grupos que tienen una imagen de débiles (mujeres), derrotados (indios americanos), repelentes (homosexuales), o por lo que sea inferiores. Nunca admitirán en su fuero interno que tienen tales sentimientos, pero es precisamente por su visión de estos grupos como inferiores por lo que se identifican con sus problemas. (No sugerimos que las mujeres, los indios, etc., SON inferiores; sólo estamos haciendo un apunte sobre la psicología izquierdista).
    14 – Las feministas están ansiosamente desesperadas por demostrar que las mujeres son tan fuertes y tan capaces como los hombres. Ellas están claramente machacadas por el miedo de que las mujeres puedan NO ser tan fuertes y capaces como los hombres.
    15 – Los izquierdistas odian todo lo que tenga una imagen de ser fuerte, bueno y exitoso. Ellos odian América, odian la civilización occidental,.odian a los varones blancos, odian la racionalidad. Las razones que dan para odiar Occidente, etc. claramente no coinciden con sus motivos reales. DICEN que odian Occidente porque es guerrero, imperialista, sexista, etnocéntrico, pero cuando las mismas faltas aparecen en países socialistas o culturas primitivas, encuentran excusas para ellos o, como mucho, lo admiten REFUNFUÑANDO, mientras que señalan (y muchas veces exagerando en exceso) estas faltas cuando aparecen en civilizaciones occidentales. Así, está claro que estas faltas no son los motivos reales para odiar América y Occidente: odian América y Occidente porque son fuertes y exitosos.
    16 – Palabras como «autoconfianza», «seguridad en uno mismo», «iniciativa», «empresa», «optimismo», etc. juegan un papel muy pequeño en el vocabulario progre e izquierdista. El izquierdismo es antiindividualista, es procolectivista. Quieren a la sociedad para resolver las necesidades de todo el mundo por ellos, para cuidar de ellos. No es la clase de personas que tienen un sentido interior de confianza en sus propias habilidades para resolver sus propios problemas y satisfacer sus propias necesidades. El izquierdista es antagonista al concepto de competición porque, interiormente, se siente como un perdedor.
    17 – Las formas de arte que apelan a los intelectuales del izquierdismo moderno tienden a enfocarse en la sordidez, la derrota y la desesperación o, por otro lado, toman un tono orgiástico, renunciando al control racional, como si no hubiera esperanza de lograr nada a través del cálculo racional y todo lo que ha quedado fuera el sumergirse en la sensación del momento.
    18 – Los filósofos izquierdistas modernos tienden a rechazar la razón, la ciencia, la realidad objetiva e insisten en que todo es culturalmente relativo. Es cierto que uno puede hacer preguntas serias sobre los fundamentos del saber científico y sobre todo cómo el concepto de realidad objetiva puede ser definido. Pero es obvio que estos filósofos no son simplemente lógicos de cabeza fría que sistemáticamente analizan los fundamentos del conocimiento. Están profundamente envueltos emocionalmente en su ataque a la verdad y a la realidad. Atacan estos conceptos por sus necesidades psicológicas. Por una cosa, su ataque es una salida para la hostilidad, y al ser exitoso, satisface el impulso por el poder. Más importante, los izquierdistas odian la ciencia y la racionalidad porque clasifican ciertas creencias como verdaderas (es decir, éxito, superior) y otras creencias como falsas (es decir, fracaso, inferior). Los sentimientos izquierdistas de inferioridad corren tan profundamente que no pueden tolerar ningún clasificación de algo como exitoso o superior y otra cosa como fracasada o inferior. Esto también subraya el rechazo de muchos de enfermedad mental y de la utilidad de las pruebas de inteligencia. Son antagonistas de las explicaciones genéticas de las habilidades o conductas humanas porque estas explicaciones tienden a hacer aparecer a algunas personas como superiores o inferiores a otras. Prefieren dar a la sociedad el mérito o la culpa para una habilidad o carencia individual. Así, si una persona es «inferior» no es su culpa, sino de la sociedad, porque no ha sido educada correctamente.
    19 – El izquierdista no es típicamente la clase de persona de la que sus sentimientos de inferioridad hacen de ella un bravucón, un egoísta, un valentón, un promotor de sí mismo, un competidor cruel. Esta clase de persona no ha perdido totalmente su confianza. Tiene un déficit en su sentido de poder y en su valor, pero aún se puede concebir teniendo la capacidad para ser fuerte, y sus esfuerzos por fortalecerse producen su comportamiento desagradable. Alegamos que TODOS, o casi todos, los fanfarrones y los competidores despiadados sufren sentimientos de inferioridad. Pero el izquierdista está demasiado lejos para eso. Sus sentimientos de inferioridad están tan arraigados que no puede concebirse como un individuo fuerte y valioso. De ahí el colectivismo del izquierdista: sólo puede sentirse fuerte como miembro de una organización grande o un movimiento de masas con el cual identificarse.
    20 – Atención a la tendencia masoquista de las tácticas izquierdistas. Protestan tumbándose ante los vehículos, provocan intencionadamente a la policía o a los racistas para que los maltraten, etc. Estas tácticas a menudo pueden ser efectivas, pero muchos las usan, no como medios para un fin, sino porque PREFIEREN tácticas masoquistas. El odio por uno mismo es la característica izquierdista.
    21 – Pueden pretender que su activismo está motivado por la compasión o por principios morales, y los principios morales juegan un papel para los izquierdistas del tipo sobresocializado, pero la compasión y los principios morales no pueden ser los principales motivos para su activismo. La hostilidad es un componente demasiado distinguido del comportamiento izquierdista, de igual manera que el impulso por el poder. Además, muchos de los comportamientos izquierdistas no están racionalmente calculados para servir de beneficio a la gente a quienes claman estar intentando ayudar. Por ejemplo, si uno cree que las acciones afirmativas son buenas para la gente negra, ¿tiene sentido el demandar acciones afirmativas en términos hostiles o dogmáticos? Obviamente será más productivo tomar una aproximación diplomática y conciliadora que por lo menos haga concesiones verbales y simbólicas a las personas blancas que piensan que las acciones afirmativas los discriminan. Pero los activistas izquierdistas no tomarán semejantes aproximaciones porque no satisfarán sus necesidades emocionales. Ayudar a la gente negra no es su verdadera finalidad. En vez, los problemas raciales sirven para ellos como una excusa para expresar su propia hostilidad y frustración por su necesidad de poder. Haciendo.esto ellos realmente hacen daño a la gente negra, porque la actitud hostil de los activistas hacia la mayoría blanca tiende a intensificar el odio racial.
    22 – Si nuestra sociedad no tuviera ningún problema social, tendrían que INVENTAR problemas con objeto de proporcionarse una excusa para organizar un alboroto.
    23 – Enfatizamos que lo precedente no pretende ser una descripción exacta de todo el mundo que pueda considerarse un izquierdista. Es sólo una indicación tosca de una tendencia general.

    SOBRESOCIALIZACIÓN

    24 – Los psicólogos usan el término «socialización» para designar el proceso por el cual los niños son entrenados para pensar y actuar como demanda la sociedad. Se dice que una persona está bien socializada si cree y obedece el código moral de su sociedad y encaja bien como parte del funcionamiento de ésta. Puede parecer con poco sentido decir que muchos izquierdista están sobresocializados, desde que el izquierdista es percibido como un rebelde. Sin embargo, la posición puede ser defendida: muchos no son tan rebeldes como parecen.
    25 – El código moral de nuestra sociedad es tan exigente que nadie puede pensar, sentir y actuar de una forma completamente moral. Por ejemplo, se supone que no podemos odiar a nadie, sin embargo casi todo el mundo odia a alguien alguna vez, bien se lo admita a sí mismo o no. Alguna gente está tan altamente socializada que intenta pensar, sentir y actuar moralmente, imponiéndose una severa carga. Con objeto de eludir sentimientos de culpa, continuamente tienen que engañarse sobre sus propios motivos y encontrar explicaciones morales para sentimientos y acciones que en realidad no tienen un origen moral. Usamos el término sobresocializado para describir a tales personas. Durante el periodo Victoriano mucha gente sobresocializada sufrió serios problemas psicológicos como resultado de reprimir o del intento de represión de sus sentimientos sexuales. Freud aparentemente basa sus teorías en gente de este tipo. Hoy en día el foco de la socialización se ha trasladado del sexo a la agresión.
    26 – La sobresocialización puede conducir a una baja autoestima, a sentimientos de impotencia, al derrotismo, a la culpa, etc. Uno de los más importantes recursos por los cuales nuestra sociedad socializa a los niños es haciéndolos sentir avergonzados del comportamiento o del habla que es contraria a las expectativas de la sociedad. Si esto es excesivo o si un chico en particular es especialmente sensible a tales sentimientos, acaba por sentirse avergonzado de Sí MISMO. Además el pensamiento y el comportamiento de la persona sobresocializada están más restringidos por las expectativas de la sociedad de lo que lo están los de aquellas personas levemente socializadas. La mayoría de la.gente ajusta en una cantidad significativa de comportamiento travieso. Mienten, cometen robos despreciables, violan las normas de tráfico, holgazanean en el trabajo, odian a alguien, dicen cosas rencorosas o usan trucos para ponerse por delante de otro sujeto. La persona sobresocializada no puede hacer estas cosas, o si las hace le generan un sentimiento de vergüenza y autoaborrecimiento. La persona sobresocializada incluso no puede experimentar, sin culpabilidad, pensamientos o sentimientos que son contrarios a la moralidad aceptada; no puede tener ideas «impuras». Y la socialización no es sólo un problema de moralidad; estamos socializados para confirmar mucha normas de comportamiento que no están bajo el encabezamiento de la moralidad. Así la persona sobresocializada está retenida con una correa psicológica y pasa su vida corriendo por los railes que la sociedad ha tendido para él. En mucha gente sobresocializada esto resulta en un sentido de coacción e impotencia que puede ser una severa pena. Sugerimos que la sobresocialización está entre las crueldades más serias que los seres humanos se infligen unos a otros.
    27 – Deducimos que un segmento muy importante e influyente de la izquierda moderna está sobresocializado y que su sobresocialización es de gran importancia en la determinación de la dirección del izquierdismo moderno. Los izquierdistas del tipo sobresocializado tienden a ser intelectuales o miembros de la clase media alta. Nótese que los intelectuales universitarios, sin incluir necesariamente a los especialistas en ingeniería o ciencias duras, constituyen el segmento más altamente socializado de nuestra sociedad y el ala más izquierdista.
    28 – El izquierdista del tipo sobresocializado trata de huir de su correa psicológica y reafirmar su autonomía rebelándose. Pero normalmente no es suficientemente fuerte como para rebelarse contra los valores más básicos de la sociedad. Generalmente hablando, las finalidades de los izquierdistas de hoy NO están en conflicto con la moral establecida. Antes bien, la izquierda toma un principio de la moral establecida, lo adopta a su manera y entonces acusa a la corriente mayoritaria de la sociedad de violar ese principio. Ejemplos: igualdad racial, igualdad de los sexos, ayudar a la gente pobre, paz como opuesto a la guerra, generalmente pacifistas, libertad de expresión, amabilidad a los animales. Aún más fundamental, la obligación de la persona de servir a la sociedad y la obligación de la sociedad de hacerse cargo de la persona. Todos estos han sido valores profundamente arraigados de nuestra sociedad (o al menos por mucho tiempo de su clase media y alta). Hay bastantes personas de la clase media y alta que se resisten a algunos de estos valores, pero normalmente su resistencia está más o menos encubierta. Tal resistencia aparece en los medios de masas sólo con una extensión muy limitada. El principal impulso de la propaganda en nuestra sociedad es en favor de los valores declarados. La principal.razón de que estos valores hayan resultado, por así decirlo, como los valores oficiales de nuestra sociedad es que le son útiles al sistema industrial. La violencia se desaprueba porque transtorna el funcionamiento del sistema. El racismo se desaprueba porque los conflictos étnicos también lo transtornan, y la discriminación malgasta el talento de los miembros de un grupo minoritario que pueden ser útiles para el sistema. La pobreza debe ser «curada» porque la clase baja causa problemas al sistema y el contacto con ésta abate la moral de las otras clases. Las mujeres son animadas a tener carreras porque su talento es valioso para el sistema y, aún más importante, por medio de trabajos regulares las mujeres están mejor integradas en el sistema y se atan directamente a él antes que a sus familias. Esto ayuda a debilitar la solidaridad familiar. (Los líderes del sistema dicen que quieren fortalecer la familia, pero lo que realmente quieren decir es que procuran que la familia sirva como herramienta eficaz para socializar a los hijos de acuerdo con sus necesidades. Razonamos en los párrafos 51, 52 que el sistema no puede permitir a la familia o a otro grupo social de pequeña escala ser fuerte y autónomo). Estos valores son explícitamente o implícitamente expresados o presupuestos en mucho del material presentado por los medios de comunicación de corriente de opinión mayoritaria y por el sistema educativo. Los izquierdistas especialmente del tipo sobresocializado, normalmente no se rebelan contra estos principios, sino que justifican su hostilidad a la sociedad afirmando (con algún grado de verdad) que esta no está viviendo conforme a ellos.
    29 – He aquí una ilustración de la manera en como el izquierdista sobresocializado enseña su apego real a las actitudes convencionales de nuestra sociedad mientras pretende estar en rebelión contra ellas. Muchos promueven acciones afirmativas, para mover a la gente negra dentro de los trabajos prestigiosos, para mejorar la educación en los colegios negros e invertir más dinero en tales colegios; la forma de vida de la «clase baja» negra la conservan como una desgracia social. Quieren integrar al hombre negro dentro del sistema, hacer de él un ejecutivo de negocios, un juez, un científico, simplemente como la gente blanca de clase medio alta. Responderán que la última cosa que quieren es hacer del hombre negro una copia del hombre blanco; en vez, quieren preservar la cultura afroamericana. ¿Pero en qué consiste esta preservación? Puede consistir simplemente en comer el estilo de comida negra, escuchar música negra, vestir ropa al estilo negro e ir a una iglesia o mezquita negras. En otras palabras, sólo pueden expresarse en los problemas superficiales. En todos los aspectos ESENCIALES más izquierdistas del tipo sobresocializado quieren armonizar al hombre negro respecto a los ideales de clase media del hombre blanco. Quieren hacer al padre negro «responsable», quieren que las bandas negras se vuelvan no violentas, etc. Pero estos son exactamente los valores del sistema tecnológico-industrial. El sistema no puede preocuparse menos de la clase de música que un hombre escucha, qué clase de ropa lleva o en qué religión cree, mientras estudie en el colegio, tenga un trabajo respetable, ascienda la escala social, sea un padre «responsable», sea no violento y así sucesivamente. En efecto, porque muchos pueden negarlo, el izquierdista sobresocializado quiere integrar al hombre negro en el sistema y hacer que adopte sus valores.
    30 – Ciertamente no postulamos que los izquierdistas, incluso del tipo sobresocializado, NUNCA se rebelen contra los valores fundamentales de nuestra sociedad. Claramente algunas veces lo hacen. Algunos izquierdistas sobresocializados han ido demasiado lejos hasta rebelarse contra uno de los principios más importantes de la sociedad moderna atrayendo la violencia física. Por su propia cuenta, la violencia es para ellos una forma de «liberación». En otras palabras, cometiendo violencia atraviesan las restricciones psicológicas que han sido experimentadas en su interior. Porque están sobresocializados estas restricciones han sido más limitantes para ellos que para otros; por lo tanto necesitan liberarse de ellas. Pero normalmente justifican su rebelión en términos de valores de la corriente de opinión principal. Si se comprometen en la violencia postulan el estar luchando contra el racismo o algo parecido.
    31 – Comprendemos que se pueden poner de realce muchas objeciones al pequeño esbozo precedente. La situación real es compleja, y algo como una descripción completa ocuparía varios volúmenes, incluso si los datos necesarios estuvieran disponibles. Afirmamos sólo haber indicado muy aproximadamente las dos tendencias más importantes en la psicología del izquierdismo moderno.
    32 – Los problemas del izquierdismo son indicativos de los problemas de nuestra sociedad como conjunto. Baja autoestima, tendencias depresivas y derrotismo no están restringidos a la izquierda. Aunque son especialmente notables en ésta, están extendidos en nuestra sociedad. Y la sociedad de hoy trata de socializarnos a un mayor alcance que cualquier sociedad previa. Incluso los expertos nos dicen cómo comer, cómo hacer el amor, cómo educar a nuestros hijos y así sucesivamente.

  • ¿Por qué no funciona el Comunismo?

    Este texto es un fragmento de la novela La Rebelión de Atlas de Ayn Rand. Es una excelente y entretenida descripción y crítica de la motivación, funcionamiento y resultados del comunismo.


    Bueno, sucedió algo en esa planta en la que trabajé durante veinte años. Fue cuando se murió el viejo y sus herederos tomaron el mando. Eran tres, dos hijos y una hija, y trajeron un nuevo plan para operar la empresa. Nos permitieron votarlo, incluso, y todos – casi todos – votaron a favor. No podíamos saber. Pensamos que era bueno. No, eso tampoco es cierto. Pensamos que se suponía que pensáramos que era bueno. El plan consistía en que cada uno en la compañía trabajaría de acuerdo a su habilidad, pero se le pagaría de acuerdo a su necesidad. Nosotros – ¿qué le pasa, señora? ¿Por qué se pone así?
    -¿Cuál era el nombre de la fábrica?, preguntó, su voz apenas audible.
    -La Twentieth Century Motor Company, señora, en Starnesville, Wisconsin.
    -Prosiga, por favor.
    -Votamos ese plan en una gran reunión, con todos nosotros presentes, los seis mil, todos los que trabajábamos en la fábrica. Los herederos Starnes hicieron largos discursos a propósito del plan, y no resultó claro, pero nadie hizo preguntas. Nadie sabía como se suponía que el plan funcionaría, pero todos pensamos que el de al lado lo sabría. Y si alguien tenía dudas, se sintió culpable y mantuvo la boca cerrada – porque lo presentaron como si oponerse al plan equivaliera a tener el alma de un asesino de niños y ser mucho menos que un ser humano. Nos dijeron que el plan conseguiría un noble ideal. Bueno, ¿cómo íbamos a creer que no? ¿Acaso no lo habíamos escuchado toda nuestra vida, de nuestros padres y maestros de escuela y sacerdotes, en cada periódico leído, en cada película y cada discurso público? ¿No nos habían dicho siempre que esto es lo virtuoso y lo justo? Bien, quizá haya excusas para lo que hicimos en esa reunión. Aún así, votamos el plan – y lo que obtuvimos, fue más que merecido. Usted sabe, señora, somos hombres marcados, de alguna manera, los que vivimos esos cuatro años que duró el plan en la fábrica de la Twentieth Century Motors. ¿Qué se supone que es el infierno? Perversidad, lisa y llana perversidad, ¿no es eso? Bien, eso es lo que vimos y ayudamos a construir – y pienso que hemos sido maldecidos, cada uno de nosotros, y nunca seremos perdonados…
    -¿Sabe usted como funcionaba aquel plan, y lo que le hizo a la gente? Intente echar agua a un tanque que tiene en el fondo un caño que lo drena más rápido de lo que se puede llenar, y cada balde que usted trae ensancha el caño una pulgada más, y cuanto más trabaja, más le es requerido, y usted acarrea baldes cuarenta horas a la semana, luego cuarenta y ocho, luego cincuenta y seis – para la cena de su vecino – para la operación de la esposa – para el sarampión del hijo – para la silla de ruedas de la madre – para la camisa del tío – para la escuela del sobrino – para el bebé de al lado – para el bebé que nacerá – para cualquiera en cualquier parte alrededor suyo – le corresponde a ellos recibir, desde pañales hasta dentaduras postizas – y a usted le corresponde trabajar, desde el amanecer hasta el crepúsculo, mes tras mes, año tras año, sin más resultado que su sudor, sin nada que esperar más que el darles placer a ellos, por toda su vida, sin descanso, sin esperanza, sin fin… De cada uno según su habilidad, para cada uno según su necesidad…
    -Somos todos una gran familia, nos dijeron, estamos en esto todos juntos. Pero no operamos un soplete de acetileno diez horas al día – juntos, y no nos agarramos todos un dolor de barriga – juntos. ¿La habilidad de quién y qué necesidades van primero? Cuando es una sola olla, no se puede permitir a una persona decidir cuáles son sus propias necesidades, ¿no le parece? Si lo permitiera, podría argumentar que necesita un yate – y si lo único a tener en cuenta son sus sentimientos, hasta podría llegar a demostrarlo. ¿Por qué no? Si no es justo que yo tenga un auto hasta que me tengan que internar en un hospital de tanto trabajo para ganar un auto para todos los holgazanes y todos los salvajes desnudos de la tierra – ¿por qué no habría de exigirme también un yate, si aún tengo la habilidad y la fuerza como para aguantar de pie? ¿No? ¿No puede? Entonces ¿por qué puede exigir que yo no tenga crema para mi café hasta que él no haya podido pintar su casa? … Bien, bien… Bueno, de todas formas, lo que se decidió es que nadie tendría el derecho de juzgar sus propias necesidades o habilidad. Eso sería votado. Sí, señora, lo votamos en una reunión pública dos veces al año. ¿De qué otra manera se hubiera podido hacer? ¿Se atreve a imaginar lo que ocurría en esas reuniones? Nos llevó sólo una reunión darnos cuenta de que nos habíamos convertido en mendigos – asquerosos, quejumbrosos y llorones mendigos, todos nosotros, porque ya nadie pudo reclamar su paga como un derecho ganado, no tenía ya ni derechos ni ganancia, su trabajo ya no le pertenecía, pertenecía a ‘la familia’, y nadie le debía nada a cambio, y la única pretensión que uno podía tener hacia ellos era su ‘necesidad’ – por lo tanto, debía suplicar en público para que se aliviaran sus necesidades, como cualquier lamentable llorón, describiendo todos sus problemas y miserias, ya que eran las miserias, no el trabajo, lo que se había convertido en la moneda del reino – así que se tornó en un concurso entre seis mil limosneros, cada uno asegurando que sus necesidades eran peores que las de su hermano. ¿De qué otra manera se podría haber hecho? ¿Se atreve a adivinar lo que ocurrió, qué clase de hombres permanecieron en silencio, sintiendo vergüenza, y cuáles se alzaron con el botín?
    -Pero eso no fue todo. Hubo otras cosas que descubrimos en la misma reunión. La producción de la fábrica había caído un cuarenta por ciento en ese primer semestre, por lo que se decidió que algunos no habían cumplido ‘de acuerdo a su habilidad’. ¿Quiénes? ¿Cómo se podría juzgar? ‘La familia’ también votó respecto a eso. Votaron quiénes eran los mejores, y esos hombres fueron sentenciados a trabajar un tiempo extra cada noche durante los siguientes seis meses. Tiempo extra sin paga, porque no se pagaba por tiempo ni por producción, sólo por necesidad.
    -¿Debo decirle qué ocurrió después – y en qué tipo de criaturas comenzamos a convertirnos, nosotros que una vez fuimos humanos? Comenzamos a disimular toda habilidad, a enlentecer la actividad y a vigilar como halcones que nunca hiciéramos el trabajo más rápido o mejor que el de al lado. ¿Qué otra cosa podríamos hacer, sabiendo que si entregábamos nuestro mejor esfuerzo por ‘la familia’, no serían agradecimientos o recompensas lo que lograríamos, sino castigo? Sabíamos que por cada desgraciado que arruinara un lote de motores y causara pérdidas a la compañía – ya sea por su torpeza, dado que no debíamos preocuparnos, o por lisa y llana incompetencia – éramos nosotros los que tendríamos que pagar con nuestras noches y domingos. Por lo tanto, nos esforzamos todo lo posible en no ser buenos.
    -Había un muchachito que se lanzó al proyecto, inflamado de entusiasmo por el noble ideal, un chico brillante sin ninguna instrucción pero con una notable cabeza sobre sus hombros. El primer año, inventó un sistema de trabajo que nos ahorró miles de horas-hombre. Se lo regaló a ‘la familia’, no pidió nada a cambio, más bien no podía pedir, pero eso estaba bien para él, dijo. Pero cuando se encontró votado como uno de los más hábiles y sentenciado a trabajo nocturno, ya que no lo habíamos exprimido suficiente, mantuvo su boca cerrada, y también su mente. Puede apostar tranquila a que no propuso ninguna otra idea al año siguiente.
    -¿Qué nos habían dicho siempre de la competencia perniciosa en el sistema basada en el lucro, en el que las personas debían competir para ser el que hiciera el mejor trabajo? Pernicioso ¿no? Bien, deberían ver cómo es cuando se compite entre todos para hacer el peor trabajo posible. No hay una manera más segura de destruir a un hombre que forzarlo a un punto en el que deba apuntar a no dar lo máximo, donde deba luchar para hacer un mal trabajo, día tras día. Eso lo aniquilará más rápido que la bebida, o el ocio, o convertirse en asaltante para subsistir. Pero no había otra opción que fingir ineptitud. La acusación que más temíamos era ser sospechosos de habilidad. La habilidad era como una hipoteca que nunca se terminaría de pagar. ¿Y para qué teníamos que trabajar? Sabíamos que un mínimo de supervivencia estaba asegurado, tanto si trabajaras o no – la ‘paga para vivienda y alimentación’ se llamaba – y más allá de esa paga, no había ninguna oportunidad de conseguir nada más, sin importar lo duro que se trabajara. No podrías contar con comprar un nuevo juego de ropa el año próximo – podrían asignarte una ‘paga para ropa’ o no, según alguien se hubiera roto una pierna, necesitara una operación, o tuviera más hijos. Y si no había suficiente dinero para ropa para todos, tampoco tú conseguirías la tuya.
    -Había un hombre que había trabajado duro toda su vida porque siempre había querido que su hijo fuera a la universidad. El hijo terminó el instituto en el segundo año del plan – pero ‘la familia’ no le dio al padre ninguna ‘paga’ para la universidad. Dijeron que su hijo no podría ir a la universidad hasta que tuviéramos suficiente como para enviar a los hijos de todos – y que antes de eso tendríamos que hacer que todos terminaran el instituto, y no teníamos bastante. Ese padre murió al año siguiente, en una pelea a cuchillo en un bar, una pelea sin motivo particular – esas peleas comenzaron a hacerse frecuentes.
    -También había un veterano, un viudo sin familia que tenía una afición: discos fonográficos. Pienso que era todo lo que obtuvo de la vida. En los viejos tiempos, se quedaba sin comer sólo para poderse comprar alguna nueva grabación de música clásica. Bien, no le dieron ninguna ‘paga’ para discos – ‘lujos personales’, los llamaron. Pero en la misma reunión se votó un aparato de oro para los dientes de Millie Bush, la hija de uno, una chica fea y malcriada de ocho años – eso se consideró ‘necesidad médica’ porque el psicólogo de la junta había dicho que la pobre niña desarrollaría un complejo de inferioridad si sus dientes no se enderezaban. El viejo que amaba la música se dedicó a la bebida. No se lo pudo ver sobrio nunca más. Pero hubo una cosa que parecía que nunca iba a olvidar. Una noche, apareció tambaleándose por la calle, vio a Millie Bush, y de un puñetazo le rompió los dientes. Todos.
    -La bebida, por supuesto, fue a lo que todos nos volcamos, algunos más, algunos menos. No pregunte de dónde sacábamos el dinero. Cuando se prohiben todos los placeres decentes, siempre hay formas de conseguir los podridos. Nadie roba un almacén de noche ni hurta de los bolsillos de sus compañeros para comprar sinfonías clásicas o anzuelos de pesca, pero si se trata de llenarse de alcohol para olvidar – entonces sí. ¿Equipos de pesca? ¿Rifles de caza? ¿Cámaras fotográficas? ¿Aficiones? No había ‘partidas para diversión’ para nadie. La diversión fue lo primero que se abandonó. ¿No se supone que siempre te avergüenzas de protestar si alguien te pide que abandones algo, si ese algo te gusta? Hasta nuestra ‘partida para tabaco’ se recortó hasta llegar a dos paquetes por mes – y eso, nos dijeron, fue porque el dinero debía destinarse al fondo de leche para los bebés. Los bebés eran el único producto cuya producción no cayó, sino que creció y continuó creciendo – porque la gente no tenía otra cosa que hacer, creo, y porque no tenían que preocuparse, el bebé no era una carga para ellos, sino para ‘la familia’. De hecho, la mejor oportunidad que uno tenía para obtener un aumento y respirar más tranquilo por un tiempo era una ‘partida para bebé’. Eso o una enfermedad grave.
    -No nos llevó mucho tiempo captar cómo funcionaba todo eso. Quien quiso jugar limpio, debió renunciar a todo para sí mismo. Perdió su gusto por el placer, odió fumar tabaco, o masticar un chicle, preocupado de que algún otro tuviera mayor necesidad. Se sintió avergonzado de cada bocado de comida que tragó, preguntándose qué extenuante hora extra de quién lo había pagado, sabiendo que su comida no le pertenecía por derecho, deseando miserablemente que abusaran de él antes que abusar de otros, ser un ingenuo antes que un chupasangre.
    -No se casaría, no ayudaría a los suyos allá en su viejo hogar, no agregaría una carga adicional a ‘la familia’. No, si aún mantenía un sentido de responsabilidad, no se casaría ni traería niños al mundo, cuando nada podría planificar, nada podría prometer, ni con nada podría contar.
    -Pero los inconstantes y los irresponsables lo pasaban muy bien. Tuvieron bebés, metieron a chicas jóvenes en problemas, trajeron a vivir con ellos a todos los familiares inútiles que tenían en otras partes del país, todas las hermanas embarazadas solteras; con tal de obtener una ‘partida de incapacidad’ extra, contrajeron más enfermedades que las que cualquier doctor podría negar, estropearon su ropa, su mobiliario, sus hogares – ¡qué diablos, ‘la familia’ pagaba por todo! Encontraron más formas de generar ‘necesidades’ que las que el resto podíamos nunca imaginar – desarrollaron una especial habilidad para ello, la única habilidad que se animaban a mostrar.
    -¡Dios nos ayude, señora! ¿Puede ver lo que nosotros vimos? Vimos que se nos había dado una ley según la cual vivir, una ley moral, la llamaron, que castigaba a aquellos que la cumplían – precisamente por cumplirla. Cuanto más se intentaba estar a la altura, más se sufría; cuanto más se abusaba, más grande era la recompensa. Tu honestidad era como una herramienta a disposición de la deshonestidad de los demás. Los honrados pagaban, los golfos cobraban. Los honrados perdían, los golfos ganaban. ¿Cuánto tiempo se puede permanecer bajo esa clase de ley de buena fé? Nosotros éramos un montón de buena gente al principio. No había entre nosotros muchos sinvergüenzas. Conocíamos nuestros trabajos y estábamos orgullosos de ello, y trabajábamos para la mejor fábrica del país, donde el viejo Starnes no contrataba sino a lo mejor de la mano de obra del país. Después de un año del plan, no quedaba entre nosotros un solo hombre honrado. Eso era la maldad, la clase de horroroso infierno demoníaco con que los predicadores nos asustan, pero que nunca supusimos llegar a ver en vivo. No fue que el plan diera alas a algunos hijos de puta, sino que transformó en hijos de puta a gente decente, y era claro que no podía ser de otra forma – ¡y lo llamaban un ideal moral!
    -¿Por qué se suponía que querríamos trabajar? ¿Por el amor de nuestros hermanos? ¿Qué hermanos? ¿Para los inútiles, los vagos, los llorones que veíamos por doquier? Y que fueran tramposos o simplemente incompetentes, que no quisieran o no pudieran – ¿qué diferencia había para nosotros? Si estábamos atados de por vida a su ineptitud, real o fingida, ¿durante cuánto tiempo tendríamos las ganas de continuar? No había forma de conocer sus habilidades, no había forma de controlar sus necesidades – sólo sabíamos que éramos bestias de carga luchando ciegamente en una especie de lugar que era medio hospital, medio almacén, un lugar montado exclusivamente para la incapacidad, el desastre, la enfermedad – bestias disponibles para aliviar cualquier cosa que cualquiera decidiera decir que era la necesidad de cualquier otro.
    -¿Amor por nuestros hermanos? Ahí es donde aprendimos a odiar a nuestros hermanos por primera vez en la vida. Comenzamos a odiarlos por cada comida que tragaron, cada pequeño placer que gozaron, por la camisa nueva de uno, por el sombrero de la esposa de otro, por un paseo con su familia, por la pintura de su casa – porque se nos había quitado a nosotros, fue pagado con nuestras privaciones, nuestra resignación, nuestro hambre. Comenzamos a espiarnos mutuamente, cada uno deseoso de descubrir en el otro una mentira sobre sus necesidades, para limitar sus ‘partidas’ en la próxima reunión. Comenzamos a tener soplones que informaban sobre la gente, haciendo saber que un domingo alguien había contrabandeado un pavo para su familia – que seguramente había conseguido en un juego de azar. Comenzamos a meternos en la vida de los demás. Provocamos riñas familiares para lograr que se expulsara a algún pariente. Cada vez que alguien se echaba novia le hacíamos la vida imposible. Rompimos muchos compromisos. No queríamos casamientos, no queríamos más familiares que alimentar.
    -En los viejos tiempos, solíamos celebrar si alguien tenía un bebé, solíamos hacer una colecta para ayudar con la cuenta del hospital, si estaba pasando un momento difícil. Ahora, si nacía un bebé, no le hablábamos a los padres durante semanas. Para nosotros, los bebés eran lo que las langostas para los granjeros. En los viejos tiempos, solíamos ayudar a alguien que tuviera una enfermedad grave en la familia. Ahora – sólo le voy a contar un caso. La madre de uno había estado entre nosotros durante más de quince años. Era una mujer buenísima, alegre y sabia, nos conocía a todos por el nombre y todos la queríamos – solíamos quererla. Un día, resbaló en la escalera del sótano y se rompió la cadera. Sabíamos lo que eso significa a su edad. El doctor de la empresa dijo que debería ser llevada a un hospital de la ciudad donde se le hiciera un largo y caro tratamiento. La vieja se murió la noche antes de partir. Nunca se estableció la causa de la muerte. No, no creo que haya sido asesinada. Nadie dijo eso. En realidad nadie habló del tema. Pero lo que sé es que yo – ¡y eso es lo que no puedo olvidar! – yo también me sorprendía a mí mismo deseando que muriera. Eso – ¡Dios nos perdone! – era la hermandad, la seguridad, la abundancia que se suponía que el plan nos traería!
    -¿Habría alguna razón para que esta clase de horror fuera predicada por alguien? ¿Habría alguien que se beneficiara? Sí hubo. Los herederos Starnes. Espero que no vaya a recordarme que sacrificaron una fortuna y nos entregaron una fábrica de regalo. Nosotros también nos lo creímos. Sí, entregaron la fábrica. Pero las ganancias, bueno, eso depende de qué es lo que se pretende. Y lo que los herederos Starnes pretendían no puede ser comprado por ningún dinero en el mundo. El dinero es demasiado limpio e inocente para eso.
    -Eric Starnes, el más joven – era una especie de medusa que no tenía el coraje de desear nada en particular. Se hizo votar Director del Departamento de Relaciones Públicas, que no hacía nada, pero tenía un equipo para no hacer nada, por lo cual ni siquiera debía molestarse en aparecer por las oficinas.
    -Su paga – bueno, no debería llamarlo ‘paga’ ya que a ninguno de nosotros se nos ‘pagaba’ – las limosnas votadas para él eran bastante modestas, más o menos diez veces lo que me tocaba a mí, pero eso igual no era mucho. A Eric no le importaba el dinero – no hubiera sabido qué hacer con él. Pasaba su tiempo sin hacer nada entre nosotros, mostrando qué compinche y democrático era. Parece que ansiaba ser querido, y pretendía lograrlo recordándonos todo el tiempo que nos había dado la fábrica. No lo soportábamos.
    -Gerald Starnes era nuestro Director de Producción. Nunca supimos cuánto se llevaba – su limosna. Habría sido necesario un equipo de contables para averiguarlo, y un equipo de ingenieros para rastrear la forma en que el dinero se canalizaba, directa o indirectamente a su oficina. Se suponía que nada de eso era para él – era todo para gastos de la empresa. Gerald tenía tres autos, cuatro secretarias, cinco teléfonos, y solía organizar fiestas de champagne y caviar que no podría permitirse ningún magnate pagador de impuestos en el país. Gastó más dinero en un año que lo que su padre había ganado en dividendos en los dos últimos años de su vida. Había una pila de cien libras – cien libras, las pesamos – de revistas en la oficina de Gerald, llenas de historias sobre nuestra fábrica y su noble plan, con grandes fotos de Gerald Starnes, retratándolo como un gran cruzado social. A Gerald le gustaba caer por el taller de noche, vestido con ropa de gala, mostrando sus gemelos con diamantes del tamaño de una moneda y desparramando ceniza de sus puros por todos lados. Cualquier facha barato que no tiene nada de qué presumir más que de su aspecto es bastante malo – excepto que no presume sobre si su dinero le pertenece o no, y uno se siente libre de admirarle o no, según quiera, y generalmente no quiere. Pero cuando un hijo de puta como Gerald Starnes arma un tinglado y se pasa el tiempo repitiendo que no le importa la riqueza material, que sólo vive para servir a ‘la familia’, que todo el lujo no es para él, sino por nosotros y por el bien común, ya que es necesario mantener el prestigio de la compañía y del noble plan a los ojos del público – es ahí cuando uno aprende a odiar a la criatura como nunca ha odiado nada humano.
    -Pero su hermana Ivy era peor. A ella realmente no le importaba la riqueza material. Las limosnas que recibía no eran mayores que las nuestras, y vestía con zapatillas y ropa sencilla – como para demostrar lo generosa que era. Era nuestra Directora de Distribución. Era la encargada de nuestras necesidades. Ella era la que nos tenía agarrados por el pescuezo. Por supuesto, se suponía que la distribución se decidía por votación – a través de la voz del pueblo. Pero cuando el pueblo son seis mil voces aullantes, intentar decidir sin metro, rima ni razón, cuando no hay reglas de juego y cada uno puede reclamar cualquier cosa pero sin derecho a nada, cuando todos tienen poder sobre la vida de los demás pero no sobre la propia – entonces, resulta, como fue en la práctica, que la voz del pueblo es Ivy Starnes. Al final del segundo año renunciamos a la comedia de las ‘reuniones de familia’ – en aras de la ‘eficiencia de producción y economía de tiempo’; una reunión solía durar diez días – y a partir de allí todas las peticiones de necesidad simplemente se enviaron a la oficina de la Srta. Starnes. No, no se enviaban. Debían ser recitadas en persona por cada solicitante. Entonces ella confeccionaba una lista de distribución, que nos leía para obtener nuestro voto de aprobación en una reunión que duraba tres cuartos de hora. La aprobábamos. Luego había en la agenda un período de diez minutos para discusión y objeciones. No hacíamos objeciones. Lo teníamos claro. No se puede dividir el ingreso de una fábrica entre miles de personas sin algún tipo de regla para medir el valor de las personas. Su regla era la del chupamedias. ¿Desinteresada? Su padre no habría tenido suficiente dinero para obtener del último peón lo que ella lograba hablando con los mejores operarios y sus esposas. Tenía ojos pálidos de aspecto de pescado, fríos y muertos. Y si quisiera ver la maldad en estado puro, debería haber visto el brillo de sus ojos cuando alguien se atrevía a discutir con ella para luego encontrar su nombre en la lista de los que no obtendrían nada más que la asignación básica. Y al verlo, uno podía ver el verdadero motivo de la prédica del slogan: ‘De cada uno según su habilidad, a cada uno según su necesidad’.
    -Esto era todo el secreto de todo aquello. Al principio, me preguntaba cómo era posible que la gente educada, culta y famosa del mundo pudiera cometer una equivocación de ese tamaño y predicar como virtuosa esa clase de abominación – cuando sólo cinco minutos de experiencia le hubieran indicado lo que ocurriría si se pusiera en práctica su deseo. Ahora sé que no fue ninguna equivocación. Errores de ese tamaño nunca se cometen inocentemente. Si los hombres se dejan llevar por una locura depravada, sin manera de que funcione y ninguna razón posible para explicar su decisión – seguro que es porque tienen una razón que no quieren decir. Y tampoco nosotros fuimos tan inocentes cuando votamos a favor del plan en la primera reunión. No lo hicimos únicamente porque creímos que la edulcorada cháchara que nos vomitaron fuera buena. Teníamos otra razón, pero la cháchara sirvió para esconderla de los vecinos y de nosotros mismos. La cháchara nos dio la oportunidad de hacer pasar como virtud algo que nos avergonzaría admitir de otra manera. No hubo uno solo de los que votaron que no hubiera pensado que con ese esquema podría apoderarse de parte de las ganancias de otros más competentes que él. No había nadie tan rico o inteligente como para creer que no hubiera alguien más rico o más inteligente, y ese plan le daría una participación de esa riqueza y de esa mente. Pero al pensar que obtendría beneficios no ganados de los superiores se olvidó de que los de abajo también obtendrían beneficios no ganados. Se olvidó de todos sus inferiores, que se apuntarían a chupar su jugo tan rápido como él intentaría chupar el jugo de sus superiores. El trabajador que se enamoró de la idea de que sus necesidades le justificarían tener una limusina como la de su jefe, se olvidó de que todos los vagos y mendigos del mundo aparecerían manifestando que sus necesidades justificaban que se les diera un frigorífico como el suyo. Ese fue el verdadero motivo cuando votamos – esa fue la verdad – pero no quisimos creerlo, de manera que cuanto menos nos gustaba el asunto, más alto gritábamos nuestro amor por el bien común.
    -Bueno, obtuvimos lo que nos buscamos. Cuando nos dimos cuenta de qué era lo que habíamos pedido, ya era demasiado tarde. Estábamos atrapados, sin ningún lugar a donde ir. Los mejores abandonaron la fábrica en la primera semana del plan. Perdimos a nuestros mejores ingenieros, supervisores, capataces y obreros más cualificados. Un hombre digno no se convierte en una vaca lechera para nadie. Algunos tipos hábiles intentaron aguantar, pero no lo soportaron durante mucho tiempo. Perdíamos gente todo el tiempo, se escapaban de la fábrica como de la peste – hasta que no nos quedó más que la gente necesitada, ninguno de los competentes.
    -Y los pocos que servíamos para algo y nos quedamos, fue porque habíamos estado allí durante mucho tiempo. En los viejos tiempos, nadie renunciaba a la Twentieth Century – y de alguna manera, no podíamos convencernos de que todo aquello había desaparecido. Después de un tiempo, ya no podíamos abandonar, porque ningún otro empleador nos habría querido – de lo que no le culparía. Nadie quería tratar con nosotros, de ningún tipo, ninguna persona o empresa respetable. Todos los pequeños negocios en nuestra zona comenzaron a irse de Starnesville rápidamente – hasta que no quedaron más que boliches, salas de juego y sinvergüenzas que nos vendían basura a precios exorbitantes. Seguíamos recibiendo nuestras limosnas, pero el coste de la vida subía. La lista de los necesitados en la fábrica aumentaba, pero la lista de clientes se encogía. Cada vez había menos ingresos para dividir entre más y más gente. En los viejos tiempos, se solía decir que la marca de la Twentieth Century Motors era tan valiosa como la marca de los quilates en el oro. No sé qué es lo que pensaron los herederos Starnes, si es que pensaban algo, pero supongo que al igual que todos los planificadores sociales y al igual que los salvajes, creyeron que esa marca era un sello mágico que funcionaba mediante algún poder vudú y que los mantendría ricos como había sido con su padre. Bueno, cuando los clientes comenzaron a ver que nunca entregábamos una orden ea tiempo y nunca producíamos un motor que no tuviera algún defecto – el sello mágico comenzó a operar a la inversa: la gente no aceptaba un motor con la marca de la Twentieth Century ni de regalo. Y llegamos al punto en que nuestros únicos clientes eran los que nunca pagaban y nunca habían tenido intención de pagar sus cuentas. Pero Gerald Starnes, envalentonado por su propia publicidad, se puso de mal humor y andaba recorriendo, con un aire de superioridad moral, exigiendo que los empresarios nos hicieran pedidos, no porque nuestros motores fueran buenos, sino porque necesitábamos los pedidos urgentemente.
    -A esa altura, el idiota del pueblo podía ver lo que generaciones de profesores habían pretendido no darse cuenta. ¿De qué le serviría nuestra necesidad a una planta de generación eléctrica cuando sus generadores se pararan por culpa de nuestros motores defectuosos? ¿De qué le serviría a un paciente en una mesa de operaciones cuando se fuera la luz eléctrica? ¿De qué le serviría al pasajero de un avión cuando los motores se pararan en pleno vuelo? Y si compraran nuestro producto, no por su mérito sino por nuestra necesidad, ¿sería eso hacer lo bueno, lo correcto, lo moral para el dueño de la planta generadora, para el cirujano en el hospital, para el fabricante del avión?
    -Sin embargo esa es la ley moral que los profesores, los líderes y los pensadores han querido establecer a lo largo y ancho del mundo. Si esto es lo que pasó en un pequeño pueblo donde todos nos conocíamos, ¿se imagina lo que ocurriría a escala mundial? ¿Se imagina cómo sería, si tuviera que vivir y trabajar estando atado a todos los desastres y las torpezas del globo? Trabajar – y cuando cualquier hombre fallara en cualquier parte, eres tú quien debe compensarlo. Trabajar – sin poder progresar, con tus comidas y tus ropas y tu hogar y tu placer dependiendo de cualquier estafa, cualquier hambruna, cualquier peste en cualquier lugar de la Tierra. Trabajar – sin poder tener una ración extra hasta que se haya alimentado a los camboyanos y se haya enviado a la universidad a los patagones. Trabajar – por un cheque en blanco en poder de cada criatura nacida, de personas que nunca verás, cuyas necesidades nunca sabrás, cuya habilidad o vaguería o torpeza o fraude nunca podrás conocer y menos cuestionar – sólo trabajar y trabajar y trabajar – y dejar a los Ivys y a los Geralds del mundo la decisión de cuáles serán los estómagos que consumirán el esfuerzo, los sueños y los días de tu vida. ¿Y esa es la ley moral que hay que aceptar? ¿Eso – un ideal moral?
    -Bien, lo probamos – y aprendimos. Nuestra agonía duró cuatro años, desde la primera reunión hasta la última y terminó de la única manera que podía terminar: bancarrota. En la última reunión, Ivy Starnes fue la única que intentó aferrarse a lo que teníamos. Hizo un discurso corto, malo, apurado en el que dijo que el plan había fallado porque el resto del país no lo había aceptado, que una única comunidad no podía tener éxito en medio de un mundo egoísta y avaro – y que el plan era un noble ideal, pero la naturaleza humana no era suficientemente buena para él. Un muchacho joven – el que había sido castigado por haber propuesto una idea útil en el primer año – se levantó, y en medio de nuestro silencio, se dirigió a Ivy en la plataforma. No dijo nada. Le escupió en la cara. Ese fue el fin del noble plan y de la Twentieth Century”.

  • Sepher Yetzirah

    CAPITULO 1

    1.1- Con treinta y dos senderos místicos de sabiduría grabó Yah, Señor de los Ejércitos, el Dios de Israel, Elohim vivo, Rey del Universo, El Shaddai Misericordioso y Clemente, Elevado y Exaltado, que mora en la Eternidad cuyo nombre es Santo, Él es sublime y santo. Y creó su universo con tres libros (Sefarim), con texto (Sefer), con número (Sefar), y con comunicación (Sippur).
    1.2- Diez Sefiroth de la nada y veintidós letras de fundamento: tres Madres, siete Dobles y doce Simples.
    1.3- Diez Sefiroth de la nada, acordes a los diez dedos de las manos y de los pies, cinco opuestos a cinco, con una única alianza precisamente en el medio, en la circuncisión de la lengua y en la circuncisión del miembro.
    1.4- Diez Sefiroth de la nada, diez y no nueve, diez y no once. Discierne y comprende con sabiduría. Examínalos, investígalos, escrútalos, piensa claramente y fórmalos. Haz que cada cosa se yerga sobre su esencia y haz que el Creador se siente en su base.
    1.5- Diez Sefiroth de la nada: Su medida es diez que no tienen fin. La profundidad del comienzo, la profundidad del fin, la profundidad del bien, la profundidad del mal, la profundidad de arriba, la profundidad de abajo, la profundidad del este, la profundidad del oeste, la profundidad del norte, la profundidad del sur. El Maestro Único, Dios-Rey fiel, gobierna sobre todas ellas desde su Santa Morada hasta la eternidad de las eternidades.
    1.6- Diez Sefiroth de la nada. Su aparición es como un rayo, su límite no tiene fin. Su verbo está continuamente en ellos y cuando habla, como si de un huracán se tratase, se inclinan ante su trono y le rinden alabanzas.
    1.7- Diez Sefiroth de la nada. Su fin está contenido en su principio, y su principio está en su fin, como la llama unida a la brasa. Pues el Maestro es único y no hay nada más que Él. Antes del Uno, ¿qué podrías contar?
    1.8- Diez Sefiroth de la nada. Para tu boca de hablar, y tu corazón de pensar. Y si tu corazón corre, regresa al lugar, como está escrito: «Las Khayot corrían y regresaban». Respecto a esto se hizo una alianza.
    1.9- Diez Sefiroth de la nada. Uno es el Espíritu de Elhoim vivo, bendito y glorificado sea el nombre de Aquél que vivifica los mundos. La voz del aliento y la palabra eterna. Éste es el Espíritu Santo.
    1.10- Dos: Espíritu del Espíritu. Con él grabó y talló 22 letras fundamento, tres Madres, siete Dobles y doce Simples y un solo aliento procede de ellas.
    1.11- Tres: Agua del Espíritu. Con ella grabó y talló 22 letras del caos y del vacío, del barro y de la arcilla. Las grabó como si de un jardín se tratase, las talló parecidas a un muro, las cubrió como con un tipo de techo. Sobre ellas puso el agua y las convirtió en polvo, pues está escrito: «Porque dijo a la nieve: ¡Sé tierra!»
    1.12- Cuatro: Fuego del Agua. Con ella grabó y talló el Trono de Gloria, Serafim, Ofanim, los Khayot ha-Qodesh (las Santas Criaturas Vivientes) y Ángeles Ministros. Sobre estos tres estableció su morada, como está escrito: «Hace a sus ángeles de alientos, a sus ministros de fuego llameante».
    1.13- De entre las Simples escogió tres letras, según el misterio de las tres Madres: Alef, Mem y Shin. Las fijó en su Gran Nombre y con ellas selló las seis extremidades:
    Cinco: selló lo alto y encaró hacia arriba. Lo selló con Yod Heh Vav.
    Seis: selló lo bajo y encaró hacia abajo. Lo selló con Heh Yod Vav.
    Siete: selló el este y encaró hacia delante. Lo selló con Vav Yod Heh.
    Ocho: selló el oeste y encaró hacia atrás. Lo selló con Vav Heh Yod.
    Nueve: selló el sur y encaró a la derecha. Lo selló con Yod Vav Heh.
    Diez: selló el norte y encaró a la izquierda. Lo selló con Heh Vav Yod.
    1.14- Éstas son los diez Sefiroth de la nada: Uno: el Espíritu de Elohim vivo. Dos: Viento del Espíritu. Tres: Agua del Viento. Cuatro: Fuego del Agua. Arriba y abajo, este y oeste, norte y sur.

    CAPITULO 2

    2.1- Veintidós letras fundamento: tres Madres, siete Dobles y doce Simples. Las tres Madres son Alef, Mem y Shin, que reposan sobre la vasija del mérito y sobre la vasija del deber, y son mantenidas en equilibrio por el pacto de la lengua. Tres madres: Alef, Mem, Shin. La Mem zumba, la Shin silba y la Alef es el aliento de aire que mantiene a las otras en equilibrio.
    2.2- Veintidós letras fundamento: Él las grabó, las talló, las pesó, las transformó y las combinó, y con ellas hizo toda la creación y todo lo que crearía en el futuro.
    2.3- Veintidós letras fundamento: las grabó con la voz, las talló con el Aliento, y las fijó en cinco lugares de la boca: Alef, Heh, Khet y Ayin en la garganta. Guimel, Yod y Kaf, en el paladar; Daleth, Teth, Lamed, Nun y Tav, en la lengua; Tzayin, Samek, Shin, Resh y Tzaddi en los dientes; Beth, Vav, Mem y Peh, en los labios.
    2.4- Veintidós letras fundamento: las circunscribió en un círculo como si fuese un muro, en el que habían trazadas 231 puertas. El círculo oscila hacia delante y hacia atrás. Como muestra de esto, nada es mejor que ascender en el deleite; y nada es peor que descender con la plaga.
    2.5- ¿De qué modo lo hizo? Alef con todas y todas con Alef. Bet con todas y todas con Bet. Gimel con todas y todas con Gimel. Se repite el ciclo y emanan 231 puertas. Resulta que todo lo que ha sido formado y todo lo que ha sido dicho emana de un Nombre Único.
    2.6- ÉL formó la sustancia a partir del caos e hizo existir a la no-existencia. Talló colosales pilares de aire intangible. Aquí está la señal: Alef con todas y todas con Alef. Él contempló, transformó y fabricó todo lo que ha sido formado y todo lo que ha sido dicho: un solo nombre. Sobre esto hay una señal, veintidós inclinaciones en un único cuerpo.

    CAPITULO 3

    3.1- Tres Madres: Alef, Mem y Shin. Mem es el equilibrio de la culpabilidad, Shin el equilibrio de la inocencia y Alef es la lengua del decreto decidiendo entre ambos.
    3.2- Tres Madres: Alef, Mem y Shin. En seis anillos se encuentra oculto y sellado un gran y maravilloso secreto, en masculino y femenino. De ellas emanan el Aire, el Fuego y el Agua, donde todo fue creado. Conoce, medita e imagina que el Fuego sirve de base al Agua. Ellas han dado nacimiento a los padres, y los padres han dado nacimiento a los engendrados.
    3.3- Tres Madres: Alef, Mem y Shin. Él las grabó, las talló, las pesó, las transformó y las combinó. Mediante ellas formó tres Madres en el Universo, tres Madres en el año y tres Madres en el Alma, masculina y femenina.
    3.4- Tres Madres: Alef, Mem y Shin, que en el Universo son el Aire, el Fuego y el Agua. Los cielos fueron creados a partir del Fuego; la Tierra fue creada a partir del Agua, y el Aire del Aliento se mantiene entre ambos.
    3.5- Tres Madres: Alef, Mem y Shin, que en el año son el calor, el frío y lo templado. El calor se engendró en el Fuego, el frío fue engendrado en las Aguas, y lo templado del Aliento decide entre ambas.
    3.6- Tres Madres: Alef, Mem y Shin, que en el alma, masculina y femenina, constituyen la cabeza, el vientre y el pecho. La cabeza fue creada por el Fuego, el vientre fue creado por el Agua, y el pecho que fue creado por el Aire decide entre ambos.
    3.7- Él hizo la letra Alef reinar sobre el Espíritu. La coronó y la combinó con todas las demás, y con ella formó el Aire en el Universo, lo templado en el año y el pecho en el Alma, lo masculino con Alef, Mem y Shin y lo femenino con Alef, Shin y Mem.
    3.8- Él hizo a la letra Mem reinar sobre el Agua. La coronó y la combinó con todas las demás. Con ella formó la Tierra en el Universo, el frío en el año y el vientre en el Alma, masculino y femenino.
    3.9- Él hizo a la letra Shin reinar sobre el Fuego. La coronó y la combinó con todas las demás. Con ella formó el Cielo en el Universo, el calor en el año, y la cabeza en el Alma, masculino y femenino.

    CAPITULO 4

    4.1- Siete Dobles: BGD-KPRT, que pueden ser pronunciadas en dos lenguajes: Bet-Bhet; Gimel-Ghimel; Dalet-Daleth; Kaf-Khaf; Peh-feh; Resh-Rhesh; Tav-Thav, sirviendo de modelo para lo duro y lo blando, para lo fuerte y lo débil.
    4.2- Siete Dobles: BGD-KPRT. Su fundamento es la vida, la paz, la sabiduría, la riqueza, la fertilidad, la belleza y el dominio.
    4.3- Siete Dobles: BGD-KPRT, que representan los contrarios. El opuesto de la vida es la muerte, el opuesto de la paz es la guerra, el opuesto de la sabiduría es la ignorancia, el opuesto de la riqueza es la pobreza, el opuesto de la fertilidad es la esterilidad, el opuesto de la belleza es la fealdad, el opuesto del dominio es la esclavitud.
    4.4- Siete Dobles: BGD-KPRT. Seis lados en seis direcciones, arriba y abajo; este y oeste; norte y sur. El Santo Palacio domina en el centro de ellas y las sostiene a todas.
    4.5- Siete Dobles: BGD-KPRT. Siete y no seis, siete y no ocho. Examínalas, escrútalas. Instaura cada cosa en su esencia y sienta al Creador en su base.
    4.6- Siete Dobles: BGD-KPRT del fundamento. Él las grabó, las talló, las pesó, las transformó y las combinó, y con ellas formó siete planetas en el Universo, siete días en el año y siete aberturas a los sentidos en la cabeza, masculina y femenina.
    4.7- Siete planetas en el Universo: Saturno, Júpiter, Marte, Sol, Venus, Mercurio y Luna. Siete días en el año: los siete días de la semana. Siete puertas a los sentidos en la cabeza, masculina y femenina: dos ojos, dos orejas, dos fosas nasales y una boca.
    4.8- Él hizo reinar a la letra Bet, la coronó y la combinó con las demás. Así formó a Saturno en el Universo, el sábado en el año y el ojo derecho en el alma, masculina y femenina.
    4.9- Él hizo reinar a la letra Gimel, la coronó y la combinó con las demás. Así formó a Júpiter en el Universo, el domingo en el año y el ojo izquierdo en el alma, masculina y femenina.
    4.10- Él hizo reinar a la letra Dalet, la coronó y la combinó con las demás. Así formó a Marte en el Universo, el lunes en el año y la oreja derecha en el alma, masculina y femenina.
    4.11- Él hizo reinar a la letra Kaf, la coronó y la combinó con las demás. Así formó el Sol en el Universo, el martes en el año y la oreja izquierda en el alma, masculina y femenina.
    4.12- Él hizo reinar a la letra Peh, la coronó y la combinó con las demás. Así formó a Venus en el Universo, el miércoles en el año y la fosa nasal derecha en el alma, masculina y femenina.
    4.13- Él hizo reinar a la letra Resh, la coronó y la combinó con las demás. Así formó a Mercurio en el Universo, el jueves en el año y la fosa nasal izquierda en el alma, masculina y femenina.
    4.14- Él hizo reinar a la letra Tav, la coronó y la combinó con las demás. Así formó a la Luna en el Universo, el viernes en el año y la boca en el alma, masculina y femenina.
    4-15- Siete Dobles: BGD-KPRT. Con ellas fueron grabados siete universos, siete firmamentos, siete tierras, siete mares, siete ríos, siete desiertos, siete días, siete semanas, siete años, siete ciclos sabáticos, siete jubileos y el Palacio Sagrado, y por ello quiso Dios que el septenario prevaleciera bajo todo los cielos.
    4.16- Siete Dobles: BGD-KPRT. Dos piedras construyen dos casas. Tres piedras construyen seis casas. Cuatro piedras construyen veinticuatro casas. Cinco piedras construyen ciento veinte casas. Seis piedras construyen setecientas veinte casas. Siete piedras construyen cinco mil cuarenta casas. A partir de aquí está lo que la boca no puede expresar y lo que el oído no puede oír.

    CAPITULO 5

    5.1- Doce Simples: He, Vav, Zayin, Khet, Tet, Yod, Lamed, Nun, Samekh, Ayin, Tzaddi y Qof, que se fundan en la vista, el oído, el olfato, el sabor, la copulación, la acción, la palabra, el movimiento, la ira, la risa, el pensamiento y el sueño.
    5.2- Doce Simples: Heh, Vav, Zayin, Khet, Tet, Yod, Lamed, Nun, Samekh, Ayin, Tzaddi y Qof. Doce y no once, doce y no trece. Las doce señales diagonales separan las direcciones y los diferentes lados: arriba-este, noreste, abajo-este, arriba-sur, sureste, abajo-sur, arriba-oeste, suroeste, abajo-oeste, arriba-norte, noroeste, abajo-norte, y se expanden sin descanso por todo el universo por toda la eternidad, constituyendo los límites del Universo.
    5.3- Doce Simples: Heh, Vav, Tzayin, Khet, Tet, Yod, Lamed, Nun, Samekh, Ayin, Tzaddi y Qof. Él las grabó, las talló, las transformó, las pesó y las combinó. Él formó con ellas las doce constelaciones del Zodíaco, los doce meses en el año y los doce órganos principales en el cuerpo, masculino y femenino. Él los formó como contrarios, los estableció como un muro y los dispuso el uno contra el otro.
    5.4- Doce constelaciones en el Universo: Aries, Tauro, Géminis, Cáncer, Leo, Virgo, Libra, Escorpio, Sagitario, Capricornio, Acuario y Piscis.
    5.5- Doce meses en el Año: Nissan, Iyar, Siván, Tamuz, Av, Elul, Tishri, Sheshvan, Kislev, Tevet, Shevat y Adar.
    5.6- Doce gobernantes en el cuerpo, masculino y femenino: dos manos, dos pies, dos riñones, la vesícula biliar, los intestinos, el hígado, el estómago, los órganos reproductores y el bazo.
    5.7- Él hizo reinar a la letra Heh, la coronó y la combinó con las demás. Así formó a Aries en el Universo, a Nissan en el año y el hígado en el alma, masculina y femenina.
    5.8- Él hizo reinar a la letra Vav, la coronó y la combinó con las demás. Así formó a Tauro en el Universo, a Iyar en el año y la vesícula biliar en el alma, masculina y femenina.
    5.9- Él hizo reinar a la letra Tzayin, la coronó y la combinó con las demás. Así formó a Géminis en el Universo, a Siván en el año y el bazo en el alma, masculina y femenina.
    5.10- Él hizo reinar a la letra Khet, la coronó y la combinó con las demás. Así formó a Cáncer en el Universo, a Tamuz en el año y el intestino en el alma, masculina y femenina.
    5.11- Él hizo reinar a la letra Tet, la coronó y la combinó con las demás. Así formó a Leo en el Universo, a Av en el año y el riñón derecho en el alma, masculina y femenina.
    5.12- Él hizo reinar a la letra Yod, la coronó y la combinó con las demás. Así formó a Virgo en el Universo, a Elul en el año y el riñón izquierdo en el alma, masculina y femenina.
    5.13- Él hizo reinar a la letra Lamed, la coronó y la combinó con las demás. Así formó a Libra en el Universo, a Tishri en el año y el intestino en el alma, masculina y femenina.
    5.14- Él hizo reinar a la letra Nun, la coronó y la combinó con las demás. Así formó a Escorpio en el Universo, a Cheshvan en el año y el estómago en el alma, masculina y femenina.
    5.15- Él hizo reinar a la letra Samekh, la coronó y la combinó con las demás. Así formó a Sagitario en el Universo, a Kislev en el año y la mano derecha en el alma, masculina y femenina.
    5.16- Él hizo reinar a la letra Ayin, la coronó y la combinó con las demás. Así formó a Capricornio en el Universo, a Tevet en el año y la mano izquierda en el alma, masculina y femenina.
    5.17- Él hizo reinar a la letra Tzaddi, la coronó y la combinó con las demás. Así formó a Acuario en el Universo, a Shevat en el año y el pié derecho en el alma, masculina y femenina.
    5.18- Él hizo reinar a la letra Qof, la coronó y la combinó con las demás. Así formó a Piscis en el Universo, a Adar en el año y el pié izquierdo en el alma, masculina y femenina.

    CAPITULO 6

    6.1- De las tres Madres: Alef, Mem y Shin; emanan tres padres: Aire, Agua y Fuego y sus descendientes; siete conquistadores y sus ejércitos; y los doce límites diagonales. La prueba de esto es revelada en el Universo, el año y el Alma. Con una ley de diez, tres, siete y doce. Sobre esto rige el dragón, la esfera y el corazón.
    6.2- Tres Madres, Alef, Mem y Shin, Aire, Agua y Fuego. El Fuego está arriba, el Agua está abajo y el Aire del Aliento se mantiene entre ambos. Hay una señal de que el Fuego sostiene al Agua: Mem zumba, Shin silba y Alef es el aliento de aire que las mantiene en equilibrio.
    6.3- El dragón en el Universo es como un rey en su trono. La esfera en el año es como un rey en el imperio, y el corazón en el Alma como un rey en la guerra.
    6.4- Así los hizo Dios corresponderse el uno con el otro. El bien es contrario al mal. El mal es contrario al bien. El bien ha surgido del bien. El mal ha surgido del mal. El bien conforma al mal, y el mal conforma al bien. El bien se preserva para los buenos, y el mal es preservado para los malos.
    6.5- Hay tres que se mantienen por sí mismas: una defiende, otra acusa y otra las equilibra. De las siete, tres son contrarias a las otras tres, y la otra las mantiene en equilibrio. Hay doce que están en guerra: tres aman, tres odian, tres conceden la vida y tres matan.
    Hay tres que aman: el corazón y los oídos.
    Hay tres que odian: el hígado, la vesícula biliar y la lengua.
    Hay tres que conceden la vida: las dos fosas nasales y el órgano reproductor.
    Hay tres que matan: los dos orificios del cuerpo y la boca.
    Y Dios, Rey solitario en su Universo es el Uno y su nombre es Uno, gobierna sobre todos ellos desde su Santa Morada por toda la eternidad. Uno sobre tres, tres sobre siete, siete sobre doce, y todos ellos se encuentran ligados el uno con el otro.
    6.6- Estas son las veintidós letras con las que grabó Eheyé, Yah, YHVH Elohim, YHVH, YHVH Tzavaot, Elohim Tzavaot, El Sahadai, YHVH Adonai; Y con ellas hizo tres libros con los que creó el Universo. Con ellas ha formado todo lo que ha sido formado y todo lo que jamás será formado.
    6.7- Cuando nuestro padre Abraham, la paz sea con él, miró, vio, comprendió, escrutó, grabó y talló, tuvo éxito en la creación, tal y como está escrito: «Y las almas que ellos hicieron en Harán». De inmediato se le reveló el Maestro de todo, sea su nombre bendito por siempre, y le puso en su seno, y le besó en la cabeza, y le llamó «Abraham mi amigo». ÉL hizo un pacto con él y con sus hijos después de él por siempre, como está escrito.
    Y él creyó en Dios y Él se lo tuvo por justicia. Hizo alianza con él entre los diez dedos de sus manos, que es el pacto de la lengua; y entre los diez dedos de sus pies, que es la alianza de la circuncisión. Y ató las veintidós letras de la Tirah sobre su lengua y le reveló su Misterio. Las sumergió en el agua, las inflamó en el fuego, las agitó con el Aliento, las incendió con los siete planetas y las gobernó con las doce constelaciones.

    FIN DEL SEFER YETZIRAH

  • Cristiandad Oriental y Cristiandad Occidental

    En 2015 sufrí una crisis de fe, una Noche Oscura del Alma de la que me salvó el descubrimiento de la Teología Oriental, a la cual los occidentales pasamos por alto a causa de nuestros prejuicios sobre el Cisma (consecuencia de las mentiras carolingias que plagan la historiografía occidental). Sin más dilación comparto con vosotros, queridos lectores, las diferencias entre la Cristiandad Occidental y la Cristiandad Oriental, tal como se me han revelado en mis meditaciones. Como debo generalizar para exponer esta comparación en un artículo, haré un croquis de la Cristiandad Occidental que quizá no cuadre con los cristianos occidentales de todo tiempo y lugar, pues la Cristiandad Occidental está extremadamente dividida. Debo fundir aquí Catolicismo y Protestantismo (los anglicanos entre otros rechazan esta etiqueza con razón, más debo admitir solo la división citada y tratar a la Cristiandad Occidental como un solo grupo).

    He aquí los principales rasgos de la Cristiandad Occidental (en agudo contraste con la Oriental) que usaré para definirla:

    SEGUIR LEYENDO
Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar